¿Por qué es tan doloroso?

Después de haber dictado una conferencia sobre infertilidad tuve la oportunidad de almorzar con una pareja. Mientras charlábamos le pregunté a la esposa: “¿Qué es lo que te causa más dolor cuando lamentas ser infértil?”

Ella ni siquiera tuvo que pensarlo dos veces, su respuesta fue “lo que más me duele es la pérdida de un sueño; mi corazón anhela darle un hijo a mi esposo para que juntos lo criemos.” Después volteé hacia el esposo y le pregunté: “¿y a usted?”

Él miró a su esposa y enseguida volvió la mirada hacia mí. Después de un momento de incertidumbre, él se dirigió suavemente a su esposa mientras le acariciaba el hombro, “no me malentiendas, mi amor, pero…” Entonces volteó hacia mí y dijo “lo que más me duele es la pérdida de mi esposa ya que ella no es la misma persona con la que me casé. La infertilidad está destruyendo nuestra relación.”

“Ustedes son normales,” yo les respondí. Mi esposo y yo hemos conversado con muchas parejas después de haber pasado por tratamientos de infertilidad durante más de una década. Entre las cosas que sufrimos durante ese tiempo se encuentran varios abortos, tres intentos fallidos de conseguir una adopción y un embarazo que no se logró porque se dio fuera del útero.

La infertilidad es algo muy difícil de enfrentar. De hecho, la doctora Alice Domar quien es directora del centro para la salud de la mujer de la escuela de medicina de la universidad de Harvard ha dicho que “la depresión y la ansiedad que las mujeres infértiles sufren son equiparables a la que enfrentan las mujeres con enfermedades terminales.”

¿Por qué la infertilidad es algo tan difícil? No estamos hablando de comprar una sala nueva para nuestra casa. Estamos hablando de tener un hijo, alguien quien te abrace e incluso vomite encima de ti. La idea de poder concebir un hijo como fruto del amor entre dos personas es un sueño precioso y un inmenso deseo. Por lo tanto, las parejas pueden encontrar consuelo en las palabras de Proverbios 30:16 que nos dicen que una “matriz estéril” es una de las cuatro cosas terrenales que nunca se satisfacen. El deseo intenso de tener un hijo es parte de la manera en la que Dios estructuró este mundo. Ese anhelo, esas ansias “insatisfechas” son parte de su diseño.

¿Qué ocasiona la infertilidad? La infertilidad es la imposibilidad de concebir o de completar la gestación de un niño después de un año de tener relaciones sexuales sin haber usado protección. La infertilidad puede tener muchas causas, pero no creas el mito que dice que “relajarse es lo único que necesitan hacer las parejas infértiles para que puedan concebir.” El noventa y cinco por ciento de los casos se deben a causas biológicas. Cerca del sesenta y cinco por ciento de las parejas que buscan ayuda médica eventualmente logran tener un hijo biológico, pero esta cifra disminuye considerablemente con las parejas que deciden no usar tratamientos médicos.

“Parece que hay tantas cosas que causan la infertilidad como personas hay en este mundo,” comenta Dan Underwood quien produce una cantidad baja de esperma. “Algunos de nuestros amigos infértiles tienen problemas con anticuerpos, otras no ovulan y otras tienen lesiones en las trompas de Falopio. Tanto el esposo como la esposa tienen problemas de infertilidad en una tercera parte de los casos. Mucha gente cree que esto es un asunto ‘de las mujeres.’ Sin embargo, los problemas de infertilidad son tan comunes entre los hombres como entre las mujeres. Los más difíciles son aquellos que parecen no tener ninguna explicación. Esto sucede aproximadamente entre un cinco y diez por ciento de los casos. Es muy pesado tener que estar bajo tratamiento mes tras mes cuando todos los exámenes indican que no hay ningún problema.

El número de parejas que sufren de infertilidad parece estar aumentando debido en parte a que muchas parejas se esperan algunos años para tener hijos y a las enfermedades de transmisión sexual. También el medio ambiente tiene algo que ver en está situación.

¿Qué pueden hacer las parejas al respecto?En la actualidad, las parejas con problemas de infertilidad cuentan con varias opciones para satisfacer su deseo de convertirse en padres dependiendo de qué tan a gusto se sientan de usarlas.

Tratamientos médicos Estos son la solución más frecuente en caso de problemas con la tiroides o infecciones. La medicina para fertilización también puede ayudar a las mujeres con problemas de ovulación. Algunas parejas creen que está mal usar “medios no naturales” para tratar problemas de fertilidad. Otros ven el hecho de tomar medicamentos como si usaran quimioterapia para tratar el cáncer o insulina para la diabetes. Aquellos que se decidan por los medicamentos deben ser supervisados por un equipo de médicos expertos.

Intervención quirúrgica – Una cirugía puede poner al descubierto las causas ocultas de la infertilidad. Muchas veces la cirugía correctiva ayuda. Por ejemplo, los cirujanos pueden corregir la obstrucción en las trompas de Falopio o la endometriosis, la cual afecta la cubierta uterina. En los hombres, la cirugía puede deshacer la vasectomía o reparar el daño estructural o venas varicosas en los testículos.

Opciones de Alta Tecnología –La mayoría de los cristianos creen que es ético usar la inseminación artificial, la fertilización in vitro y otros procedimientos de alta tecnología, siempre y cuando el doctor mezcle esperma u óvulos del cónyuge (no de un donador) y tome las precauciones necesarias para honrar a la vida incluso cuando el embrión tiene una sola célula. Las parejas que usen la fertilización in vitro deben considerar limitar el número de óvulos fertilizados al número de bebés que están dispuestos a gestar. Esto evita exponerlos a problemas éticos más complicados acerca de la reducción selectiva de “embriones excedentes” o de embarazos donde seis o sietes bebés compiten por los recursos disponibles en un solo útero. En este caso, algunas parejas optan por congelar a los embriones, pero otras parejas, como yo y mi esposo, tenemos nuestras dudas acerca de la congelación de embriones. Sentimos que se corre un riesgo innecesario para el embrión y que afecta el futuro de la pareja.

Adopción de Embrión – A una mujer que conozco le implantaron tres embriones en su útero y otros cinco fueron congelados luego del proceso de fertilización in vitro. Luego de que tuvo unos trillizos, tuvo que ser operada de emergencia para quitarle el útero. Eso la puso ante tres opciones: destruir los embriones adicionales, encontrar a una mujer que preste su matriz para que se desarrollen y nazcan, o encontrar a alguien que esté dispuesto a adoptarlos.

La adopción de embriones es relativamente nueva en cuanto a los más de 100,000 embriones que se encuentran congelados indefinidamente y en el olvido. El Programa de Adopción de Embriones Copo de Nieve funciona como una agencia de adopción con servicio completo para parejas que quieren prestar su matriz para que los embriones congelados de otra pareja no sean destruidos. Actualmente esto cuesta alrededor de $6,000 dólares. Por otro lado, algunos servicios disponibles en el Internet cobran menos de $75 dólares por mes por cada una de las parejas involucradas en la adopción del embrión, para cubrir los gastos de propaganda y conexión de las parejas. Depende de las parejas negociar el resto de los detalles.

Sin importar lo que creas acerca de la ética sobre embriones conservados en congelación, la adopción de embriones está surgiendo como una alternativa para no destruirlos.

Adopción – La hija de Faraón adoptó a Moisés. Un miembro de la familia adoptó a Esther cuando sus padres murieron. Y Dios llama hijos por adopción a aquellos quienes creen en Cristo. De esta manera, la Biblia nos delinea una hermosa imagen sobre la adopción.

Por otro lado, la adopción sólo soluciona una de tantas pérdidas sufridas por la infertilidad – soluciona la habilidad perdida de ser padres de la siguiente generación. La mayoría de los expertos recomiendan a las parejas que desean pasar por el tratamiento para infertilidad que agoten todas las opciones médicas antes de considerar la adopción, ya que las dos experiencias exigen que la pareja pase por diferentes pérdidas. Por eso es que tantas parejas infértiles se molestan un poco cuando sus amigos tratan de hacerlos sentir mejor diciéndoles “Siempre está la opción de adoptar un hijo”. Algunas parejas sufren profundamente por la pérdida de un hijo que pudieran tener juntos, el embarazo, darle pecho al bebé y continuar la familia. Para ellos la adopción nunca llenará estos huecos. Sin embargo, una vez que ellos han llegado al punto decisivo en su infertilidad, otras opciones parecen más llamativas.

Sólo entonces la adopción se puede convertir en una solución maravillosa para su anhelo y pérdida.

This article first appeared in ParentLife magazine. © 2002, Sandra Glahn, ThM, co-author of When Empty Arms Become a Heavy Burden: Encouragement for Couples Facing Infertility (Broadman & Holman); translated by Angelica de la Torres

Related Book

Sosten en Nuestra Infertilidad
Esperanza y Ayuda para Enfrentar en La Infertilidad